La lactancia materna y la buena alimentación son indispensables para el desarrollo físico y psíquico de los niños. El activo constituido por la extensa cobertura en salud y la mejora de los índices de desnutrición coloca el foco en la calidad de las prestaciones y la malnutrición.

Propuestas


1

Fortalecer el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable

La implementación del Programa, y la consecuente aplicación de la ley, varía entre las distintas provincias y al interior de ellas. Por eso, es importante implementar acciones para asegurar la aplicación de la ley en todo el territorio nacional a través de:

  1. Acciones de auditoría y monitoreo de la entrega gratuita de métodos anticonceptivos en los centros de salud.
  2. Supervisar la incorporación de contenidos de educación sexual integral en las escuelas e incorporar la entrega de métodos anticonceptivos, a través de la articulación con el Programa Nacional de Educación Sexual Integral.
  3. Acciones de capacitación a educadores, trabajadores sociales, efectores de salud y demás operadores comunitarios.
  4. Campañas de comunicación relativas a los derechos sexuales y reproductivos, fortalecimiento del acceso a métodos anticonceptivos y promoción de espacios de reflexión comunitarios sobre el tema, con la participación de los niños, niñas y adolescentes.
  5. Mejorar la articulación del Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud.
2

Crear una estrategia nacional de cuidado integral de la embarazada y puérpera

La realización del primer control médico durante el embarazo es una excelente puerta de entrada potencial para una estrategia nacional de cuidado integral a la embarazada y puérpera. Es necesario que la estrategia incluya:

  1. Crear Centros Integrales de Atención a la Embarazada (CIAE) de alto riesgo, donde las mujeres puedan hacerse todos los estudios requeridos en un mismo lugar, sin demoras. Los Centros deben contar con especialistas para atender situaciones de alto riesgo y, además, constituir centros de referencia para el resto de las embarazadas. En el caso de los embarazos de riesgo, se debe contar con estrategias de búsqueda activa y seguimiento.
  2. Fortalecer las tareas de búsqueda activa, a través de la detección de los recursos existentes en determinados territorios (como los agentes sanitarios, promotores de salud y efectores locales debidamente capacitados) y su transformación en un cuerpo de agentes comunitarios nacional que cuenten con formación tanto en salud como en trabajo social en territorio, incluyendo cuestiones relativas a pautas de crianza.
  3. Crear un sistema único de historias clínicas informatizadas, que sea compartido por todos los efectores de salud.
  4. Crear un programa específico para detectar situaciones de riesgo biopsicosocial, durante el primer control médico. Esto supone revisar la Ficha Prenatal del Sistema Informático Perinatal. Sobre la base de la información obtenida, es posible redireccionar a la mujer embarazada y su familia hacia los programas y prestaciones correspondientes, incluyendo la posibilidad de contar con una intervención de acompañamiento familiar, a cargo de los agentes formados en el punto 2. Si se detectan situaciones de riesgo biológico, se referirá a la mujer embarazada al CIAE. Además, es posible entregar una Guía del Embarazo, con información para la familia acerca del proceso de gestación y nacimiento, derechos laborales y consejos prácticos.
  5. Modificar el curso de preparto para que provea, además de información relativa al manejo del dolor y estrés del parto, herramientas para promover la lactancia materna, la crianza y el fortalecimiento del rol del padre. Además, se debe trabajar en el empoderamiento de las mujeres para reconocer y denunciar casos de violencia y maltrato, promover la alfabetización y el desarrollo laboral y educativo.
3

Crear una estrategia de atención integral al parto y al recién nacido

Que recupere los avances e instrumentos presentes en la Argentina (Ley de Parto y Nacimiento Humanizado y modelo de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia) para:

  1. Extender el modelo de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia (impulsado por UNICEF) a todas las maternidades del país que atienden a más de 1.000 partos por año, con un esquema de implementación gradual, cuyo sistema de acreditación implique acciones de auditoría y monitoreo, y considere también el nivel de cumplimiento de la Ley de Protección Integral a las Mujeres. Esta extensión se debe realizar en articulación con el Programa Sumar.
  2. Incluir en la normativa la obligatoriedad de asegurar el contacto piel a piel precoz y la lactancia materna en la primera hora de vida, siempre que el recién nacido no requiera cuidados especiales.
  3. Realizar campañas de comunicación, que difundan los derechos establecidos en la Ley de Parto y Nacimiento Humanizado, la Ley de Protección Integral a las Mujeres, así como mensajes clave sobre lactancia materna.
  4. Entregar un kit para el recién nacido en todas las maternidades y salas de parto del sistema público de salud, que contenga elementos para favorecer el apego, para los cuidados de salud e higiene, vestuario inicial y cuna, materiales educativos y lúdicos. Deberá ser constituido por la Dirección Nacional de Maternidad e Infancia con la participación de la Comisión Asesora de Lactancia y en acuerdo con las direcciones provinciales.
  5. Extender la Red de Bancos de Leche Materna en cada servicio de neonatología IIIB de cada provincia. Fortalecer la red de centros de recolección y asegurar medios de transporte adecuados en todo el territorio.

4

Crear una estrategia nacional de salud y nutrición para la primera infancia

La Argentina tiene hoy tasas altas de cobertura de salud, pero enfrenta desafíos en términos de su calidad y una deuda pendiente en materia de malnutrición. Por ello, se propone crear una estrategia nacional de salud y nutrición para la primera infancia que incluya:

  1. Diseñar e implementar un programa focalizado de abordaje integral al riesgo nutricional. Deberá incluir acciones de provisión de alimentos extras (monto complementario que se entregaría con la Asignación Universal por Hijo y la Asignación Universal por Embarazo) o de suplementos alimentarios (micronutrientes, chispitas nutricionales), acceso al agua potable y saneamiento e intervenciones de acompañamiento familiar a cargo de los agentes comunitarios mencionados, que deben contar con una capacitación permanente en materia de riesgo nutricional en niños de 0 a 4 años.
  2. Realizar una campaña comunicacional amplia, conformada por dos pilares:
    1. Mensajes claves a transmitir a través de medios de comunicación masiva, redes sociales, telefonía móvil.
    2. Capacitación al personal de salud de los centros de atención primaria para trabajar los mensajes clave, pautas de crianza y consejería con las familias, en materia de nutrición. Esta capacitación deberá incluir la entrega de material específico de difusión.
  3. Crear un Observatorio Nutricional que tenga a su cargo la vigilancia alimentaria nutricional, en tanto política de largo plazo.

Costeo en Salud y Nutrición

Estadísticas



Niños menores de 1 año muertos por cada 1000 nacimientos

Ver detalle
Ver detalle
Ver detalle

Políticas nacionales en Salud y Nutrición


NIÑOS/AS

FAMILIA

EMBARAZADAS

Experiencias


Naciones Unidas reconoce la importancia de la primera infancia, e incluyó el desarrollo temprano en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que guiará su trabajo hasta 2030. En la misma línea, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) busca reforzar el compromiso con la primera infancia a nivel global, también en Argentina. El […]

Para cada niño, el mejor comienzo

UNICEF, 2016

Leer más

Conversación entre María Elena Úbeda y Néstor López. El 30 de agosto de 2016, en el marco de los Eventos de Siteal, María Elena Úbeda –Especialista Regional en Desarrollo Infantil Temprano de la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe- y Néstor López –coordinador del SITEAL, SIPI y SITEAL TIC- conversaron sobre los procesos […]

El itinerario de la CIDN en los sistemas jurídicos y las políticas latinoamericanas

SITEAL-SIPI, 2016

Leer más

Con la ENAPROSS II se realizaron indicadores multidimensionales para el estudio del acceso a la Protección y Seguridad Social de los hogares y la población. Este informe difunde datos sobre el alcance y las características de las políticas orientadas a niños, niñas y adolescentes con edades entre 0 y 17 años y el perfil de sus hogares. […]

Encuesta de Protección y Seguridad Social (ENAPROSS) II – Protección Social de Niños, Niñas y Adolescentes

Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, 2016

Leer más
VER todas las experiencias